NUESTROS GOBERNANTES... OTRA VEZ AUSENTES??

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

NUESTROS GOBERNANTES... OTRA VEZ AUSENTES??

Mensaje  Carlos Allievi el Dom Abr 20, 2008 9:22 pm

Hace no mucho tiempo, más precisamente para el día 24 de marzo, se conmemoró "el día de la memoria", esa fecha instaurada por el ex Presidente Nestror Kirchner... para decirnos, que "él" instauraría una fecha, para hacernos acordar que nos teníamos que acordar.

Al margen de ello, en el foro de El Folklore Argentino, expuse primero, no me tienen que hacer acordar que el 24 de marzo de 1976 comenzó en la Argentina la más feróz dictadura que viviera nuestra nación, y que durante ella, sufrimos la pérdida de 30.000 almas, muchos de ellos aún hoy, a treinta años, desaparecidos.

Pero, también expliqué en aquel posteo, que no me la vengan a contar por dos motivos. Primero, que viví aquellos años y lo sufrí con la muerte de un primo, Alfredo Allievi, y segundo, porque trabajo en la Fiscalía Federal nº 3 de Córdoba, precisamente, en la que ingresé contratado para el juicio a los militares (aquel originario juicio) y que además, hoy es la Fiscalía que también lleva adelante las investigaciones ordenadas por este Gobierno "violinista" (toma el poder con la izquierda, para ejecutarlo por la derecha... tal cual ejecutara un violín). Y en ese marco, obviamente no puedo olvidarme de esa fecha, pero no hace falta estar en mis actividades para acordarse de ello.

Pero, lo curioso del caso, es que en dicha conmemoración, el Sr. Vice Presidente de la Repúblcia, se había ido con su familia a Puerto Iguazú en el avión presidencial Tango 01, y la Sra. Presidenta junto a su ex marido... eeeeeeeh perdón, un lapsus... junto a su marido ex Presidente e instaurador de la fecha, no condujeron los actos conmemorativos, sino que se fueron a cuidar sus interesas económicos a Elcalafate (Patagonia argentina, lugar próximo al Graciar Perito Moreno, una de las maravillas del mundo).

Y ahora, cuando el día 19 de éste mes vivimos una fecha muy cara para nuestros aborígenes, la ausencia Presidencial se hizo notar con todo éxito.

Por ello, les transcribo una nota publicada en el matutino cordobés La Voz del Interior, y que una EXCELENTE persona como lo es HORACIO CAPDEVILA, quien fuera forista también de El Folklore Argentino, posteó en otro foro, Foro del Folklore, por lo que cumplí en solicitarle su autorización para publicarlo aquí y en El Folklore Argentino.

La nota es la siguiente

Sábado 19 de abril de 2008

Edición impresa | Opinión | Nota
Viaje, Señora Presidenta



Vd. debería viajar hoy, Día del Aborigen Americano, pero algunos problemas (causados por golpistas, naturalmente) la retienen lejos de las tierras que pertenecieron a los hombres de los orígenes.
Juan F. Marguch
Periodista

Señora Presidenta de la República, ha realizado Vd. un noble gesto humanitario al viajar a París y participar de la marcha organizada por organizaciones defensoras de los derechos humanos para reclamar la libertad de Ingrid Betancourt, que desde hace seis años sobrevive en el inicuo cautiverio inferido por la organización de narcoguerrilleros colombianos Farc, que con sus iniquidades ha perdido todo vestigio de fuerzas revolucionarias.
Su actitud conmovió por su sentido solidario.
Desde luego, existen inconformistas que critican su voluminosa agenda de viajes al exterior y su vestuario, pero no les haga caso: son golpistas.

Bien sabemos los argentinos que todas las críticas que se le hacen son golpistas y genocidas. No integro esos grupúsculos antinacionales y antipopulares, lo que me permite sugerirle que incluya en su infatigable agenda un viaje no proselitista ni protocolar, y que lo realice el próximo 9 de agosto. Sería un viaje singular, porque se haría dentro de nuestro sagrado territorio, genialmente unitariado por el kirchnerismo sin coparticipación alguna.

Sería el último idiota del planeta si dijese que el 19 de abril se celebra el Día del Aborigen Americano, simplemente porque los aborígenes americanos no tienen nada para festejar. (Observará Vd. que utilizaré frecuentemente el término aborigen en lugar de indígena o indio, porque aborigen significa “desde el principio”,”desde los orígenes” de los asentamientos humanos en la tierra americana.

En realidad, Vd. debería viajar hoy, pero algunos problemas (causados por golpistas, naturalmente) la retienen lejos de las tierras que pertenecieron a los hombres de los orígenes. ¿Por qué, entonces, el 9 de agosto? Porque es el Día Mundial de los Pueblos Indígenas (expresión aceptable con las debidas reservas en atención al carácter internacional de esa jornada). ¿Y por qué viajaría Vd. dentro de nuestras fronteras? Porque en la República Argentina viven 400 mil aborígenes nacidos en 22 pueblos diferentes, de los cuales las comunidades mapuche, kolla, toba y wichí representan el 66,2 por ciento del total nacional.

Con sus descendientes, los aborígenes suman unos 900 mil habitantes; gran parte de ellos son argentinos cuando son acarreados para votar. Presumo que cuando Vd. inicia sus discursos lectivos (o electivos, da igual) con su apelación a “hermanos argentinos”, “hermanas argentinas” tendrá presentes a los hermanos aborígenes. En fin de cuentas, Vd. vivió durante varias décadas en el sur, donde sobreviven los mapuches, y habrá advertido la explotación y marginación que sufren.

Explotación y marginación que alcanzan trágica intensidad en el noroeste argentino, en el llamado Gran Chaco, que comprende extensas regiones de Santa Fe, Chaco, Formosa, Salta y Jujuy, y alberga a la mayor cantidad de etnias del país: tobas, pilagás, mocovíes, wichis, chorrotes, chulupies y chiriguanos-chanés. Agonizan entre penurias de todo orden. Preservan sus tradiciones ancestrales, y el más enaltecedor ejemplo para las comunidades arias, degradadas moralmente por su afán de acumulación capitalista (sin alusión, líbreme el cielo), es la distribución que realizan los tobas de sus escasos y pobrísimos bienes comunitarios; a nadie se desconoce el derecho a recibir su parte. Practican lo que Vd. siempre menciona en sus discursos lectivos o electivos: una justa distribución de la riqueza. En sus casos, una justa distribución de la miseria.

Según un relevamiento realizado por la Iglesia Católica en alrededor de 900 comunidades aborígenes diseminadas en todo el país, dos tercios de ellas no cuentan con los títulos de propiedad de sus tierras. “Ante esta situación –denuncia la jerarquía católica en un informe difundido en setiembre último– son susceptibles de presiones para que abandonen su suelo a fin de dejarlo libre para los emprendimientos empresariales (...). En otros casos estas presiones toman la forma del olvido y abandono por parte del Estado”.

La deforestación salvaje que perpetran los grandes grupos económicos para sojizar esas tierras provoca la emigración de especies animales que desde siempre sirvieron de sustento a los aborígenes. Es tanta la miseria, Señora Presidenta, que en la comunidad wichi se produjo recientemente un hecho apenas imaginable en el África subsahariana, pero perfectamente posible en la Argentina subsahariana.

En Miraflores vive Elvira Toto con su marido, sus cuatro hijos, dos nueras, tres nietos y un allegado; se hacinan en tres pequeños ranchos de palos entrelazados. Sucedió que su única chancha parió cinco lechones, y para cuidarlos mejor tomaron una decisión que lacera el alma por la inhumanidad que supone el genocidio en un país que crece a “tasas chinas” y pretende ser emblemático por su defensa de los derechos humanos: Elvira y su marido desalojaron a los miembros de la familia que ocupaban el rancho más grande e instalaron allí a la cerda y a su cría para protegerlos de bestias y alimañas.

Esto sucede en la República Argentina que Vd. preside, Señora; en la Argentina que anualmente produce alimentos para 330 millones de personas, excluidos naturalmente ciertos “hermanos argentinos”, “hermanas argentinas”.

La brecha entre pobres y ricos. Señora, Vd. acostumbra a incluir en sus discursos lectivos lo mucho que está haciendo el kirchnerismo en favor de una más justa distribución de la riqueza, pero las propias estadísticas oficiales morenizadas se obstinan en revelar que la brecha entre los hermanos más ricos y los hermanos más pobres se hizo más ancha y profunda casualmente en los últimos cinco años, y es hoy una de las más grandes del mundo. ¿Sabe qué, Señora Presidenta? De momento, los aborígenes preferirían una más justa distribución de la comida. Después hablarían de sus tierras usurpadas.

¿Podría sugerirle algo, Señora Presidenta? No deje la distribución de alimentos y medicamentos en manos de funcionarios y punteros, porque son mercenarios.

Asigne esa tarea a ONG como el benemérito Centro Nelson Mandela y a las iglesias de varias profesiones de fe. Tal vez se pierdan así algunos votos, pero los alimentos y medicamentos llegarían limpios del lodo que dejan a su paso esos mercenarios que infaman a la democracia.

Hágalo por los que mueren por hambre, aniquilados por la tuberculosis, la desnutrición, el Chagas, las enfermedades venéreas, la brucelosis, causadas todas por una dieta alimentaria descompensada, basada en maíz, zapallo, carne de cabríos y pescado, fruta y casi nada de verdura. En miles de hogares aborígenes, la única comida del día, y todos los días, es la llamada “torta parrilla”: un kilo de harina, mezclada con agua, y cocida como un pan casero.

Rolando Núñez, titular del Centro Mandela, afirmó que “sólo con eso pueden comer por varios días más de ocho personas, aunque respetando un orden doloroso: primero los chicos y después el hombre de la casa, porque luego deberá salir a cazar. Lo que queda, para las mujeres y los ancianos”. De allí que más del 80 por ciento de la población indígena padezca de desnutrición.

Señora Presidenta: ¿sus asesores le hablaron de Rosa Molina, toba que murió el año pasado? Tenía 56 años de edad y al morir pesaba 24 kilos; estuvo internada en el Hospital Central de Resistencia, con 30 kilos de peso; los médicos le dieron el alta hospitalaria y se negaron a seguir atendiéndola.

Murió en La Plata, relativamente cerca de la Casa Rosada. El 31 de octubre último murió en el Chaco una bebé toba, Valentina Oriburo, de sólo 21 meses de edad. De tuberculosis agravada por desnutrición.

¿Le habrán informado acaso, Señora Presidenta, de la muerte de la pequeña toba Damaris López, de 11 meses de edad, muerta por diarrea y deshidratación?

¿Y del hijo de Adriana Ávalos, muerto al día siguiente de su nacimiento, porque la enviaron con su criatura de regreso a su rancho, a pesar de complicaciones posparto? ¿Y del neonato hijo de Vilma Segundo, muerto por un cuadro infeccioso y sin atención médica? ¿Y del estremecedor destino de Amelia Ramírez, de 13 meses de edad y agonía, y apenas 6,800 kilos de peso; también por diarrea seguida de deshidratación, enfermedad que entre los aborígenes chaqueños duplica la media nacional?

Viaje, Señora Presidenta. Hágalo el 9 de agosto. No necesitará salir del país ni transportar un cargamento de ropas firmadas y carteras de Prada y Vuitton; en fin de cuentas, un toque de estilo safari sigue manteniendo en las regiones subtropicales un no sé qué de seducción fashion. Visite ese día alguna comunidad aborigen. Tendrá así información de primera mano de las aberraciones que perpetran funcionarios y punteros: los primeros en asistencia sanitaria, vivienda y educación y desposesiones fraudulentas de las tierras; los otros en la distribución de alimentos y colchones.

La simple visión de la Argentina subsahariana la impulsará a rechazar las mentiras aleves de los funcionarios y el servilismo rentado de los punteros; ellos, por incapacidad, colusión con intereses espurios y vocación mercenaria, infaman a la democracia, hasta a la democracia kirchnerizada. Buen viaje.

© La Voz del Interior


Carlos
avatar
Carlos Allievi

Cantidad de envíos : 105
Edad : 54
Localización : Córdoba
Fecha de inscripción : 19/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.radioparadecidir.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.